Como deshacerse de los hábitos negativos.

Robert Adams

Lo que ves, hueles, saboreas, sientes y escuchas no existe.  Pero antes de llegar a una certeza como esta, debe comenzar desde el principio.  Tienes que practicar sadhana, disciplinas espirituales.  Y la práctica no comienza tratando de cambiar a otras personas para que hagan lo que quieres.  La práctica comienza mirándote a ti mismo y viendo los hábitos desagradables que hay dentro de ti.  Si tienes mal genio, no puedes pasar por la vida así.  Primero tienes que admitirlo y luego preguntarte: «¿Cómo me deshago de esto?»  Si sinceramente te haces esa pregunta, la respuesta vendrá.  Y esto también es cierto para cada hábito negativo que tienes.  Solo tú puedes deshacerte de él dentro de ti.  No intentes cambiar tu entorno, ya que llevarás tu mal genio contigo.  Cuando crees que no puedes llevarte bien con la gente, ya que nadie permanece contigo y no te permite seguir con  tu mal genio, y siempre eres discutidor y ves las cosas mal en todas partes, creyendo que si vas a otra cuidad, y que ahí tendrás paz, es una mentira, ya que iras contigo mismo a cualquier sitio.  Cuando vayas por primera vez a una nueva ciudad, todo aparecerá fresco y nuevo.  Conocerás gente nueva, irás a un nuevo satsang (Encuentros espirituales), encontrarás un nuevo maestro, y encontrarás un nuevo trabajo, obtendrás un nuevo departamento, y dirás: «Hola, esto es  estupendo.»  ¿Cuánto durará antes de que vuelvas a donde estabas antes?  No hay escapatoria.  El único escape es quedarse donde está, ver lo que realmente es y trabajar en sí mismo para trascender y transmutar todos esos hábitos desagradables.  ¿Cómo haces esto?  Cuando alguien me pide consejos de este tipo, no soy psiquiatra.  Estoy interesado en la vida espiritual.  Pero también me doy cuenta de la locura de decirle a la persona: «Identifícate con tu fuente. Practica la auto-indagación, y eliminarás tu mal genio».  Esto está bien.  Se puede hacer de esta manera, pero no es fácil para la mayoría de las personas.  Hay una manera de deshacerse de sus hábitos desagradables, del mal genio, de las emociones, lo que sea, depresiones, todas esas cosas, y de esta manera no es difícil.  Lo que haces es ser testigo de tu mal genio, identificar tus formas desagradables, tu codicia, tu egoísmo, tu lujuria y lo que sea.  Te observas pasando por esto.  Al principio, lo admito, será un poco difícil, porque cuando te vuelves violento, cuando surge tu temperamento, es difícil que te observes en ese momento.  Pero cuando comienzas a observarte a ti mismo cuando te enojas un poco, la observancia se vuelve mucho más grande que tu temperamento, y así es como funciona.  Te ves enfurecido.  Te observas enfurecido. Te identificas con la rabia en la que te estás metiendo.  Te identificas totalmente con tu ira.  Sé que estás diciendo «Pero Robert, si me identifico con mi ira, se volverá más grande».  Por el contrario, cuando te identificas totalmente con tu ira, verás que la ira pertenece al pensamiento yo.  Descubrirás que  “yo” estoy furioso.  Yo y la rabia son lo mismo.  Pero yo no soy Yo.  Estoy totalmente separado de yo.  Y esto te hará reír, porque te darás cuenta de que no eres el malhumorado.  Mientras observas el yo, el yo  con su mal genio, éste comenzará a disminuir.  Se volverá más y más débil.  Voy a repetir esto de nuevo.  Cualquier aspecto que desee transcender, observarlo e identifícate con el.  Cuando puedes mirarlo, comienza a disiparse.  No le gusta que lo miren.  Te voy a dar un ejemplo.  Digamos que tienes un amigo y siempre está discutiendo.  Tu amigo tiene mal genio.  Por lo general, cuando tu amigo se vuelve violento, tú también te vuelves violento, tu temperamento se alza y tienes una gran discusión, se enojan el uno con el otro.  Nadie ganó.  Entonces comienzas a entender lo que te digo.  Más tarde, cuando tu amigo vuelve a ti y tiene otra discusión violenta, esta vez no respondes.  Miras fijamente a tu amigo, eso es identificarse con el yo y no respondes.  ¿Qué crees que sucederá?  Tu amigo se agotará y, al darse cuenta de que no respondes, se volverá más y más débil.  Luego, la próxima vez que te vea, pensará dos veces antes de enojarse y discutir, porque sabe que no vas a responder.  Te has convertido en el testigo.  Cualquiera de las dos cosas sucederá.  Tu amigo verá que ya no estás respondiendo.  Entonces él o ella no puede discutir contigo y se irá, y no lo volverás a ver.  Encontrará a alguien más con quien luchar.  O se disculpará y seguirá queriendo ser tu amigo, y cambiará sus formas.  Haces lo mismo contigo mismo. Digamos que has sido egoísta toda tu vida.

Ahora puedes ver que tienes una perspectiva equivocada de las cosas.  ¿Qué haces?  Eres testigo de tu egoísmo.  Eres testigo de tu avaricia.  Intentas entenderlo.  Intentas darte cuenta de por qué eres así.  La razón por la que eres así es porque te educaron de la manera incorrecta.  Se te han impuesto creencias erróneas sobre todo.  La mayoría de las cosas en las que la mayoría de nosotros sentados aquí hoy creemos, son todas erróneas.  El 99% de las cosas que crees que son erróneas, sobre la vida, sobre las cosas, sobre las personas.  Pero trabajas con todo eso de la misma manera.  Te identificas con tu avaricia, con tu egoísmo, con tu temperamento, con esas emociones.  Tú los observas.  Los miras.  A medida que los mire, se volverán más y más débiles y más débiles, y usted crecerá.  A medida que continúes trabajando en ti mismo de esta manera, llegará el día, ya sea en esta vida o en la próxima, donde te sentirás atraído por una enseñanza Advaita Vedanta, una enseñanza no dual.  Luego, cuando le digan que practique la auto-indagación, será justo lo que está buscando.  Se convertirá en un placer para ti.  Ya has pasado por los viajes de Kundalini, por los viajes de Ashtanga Yoga, por los viajes de control mental, por los viajes de poder oculto, has ido más allá de todo eso.  Era necesario en el momento en que lo aprendiste, pero ahora estás empezando a comprender que todo eso es de la mente.  Todo está en la mente, cada enseñanza, todo.  Debido a su disciplina espiritual en esta vida y vidas pasadas, usted llega a ver: «No necesito una enseñanza. Lo que necesito hacer es deshacerme de mi mente».  Cuando la mente se haya ido, entonces el Yo Soy se impregnará.  Lo que soy prevalecerá.  Entonces te convertirás en yo soy.  Y lo que soy no es tu cuerpo ni nada especial sobre ti.  El yo soy es otra palabra para omnipresencia.  Es omnipresente.  Es el Sí mismo, el Sí mismo real.  Sentirás dentro de ti una expansión.  Todo el universo serás tú.  Por supuesto, en su estado actual, se pregunta sobre esto: «¿Cómo puedo ser el universo?»  Debido al hecho de que estás pensando en ti mismo como un ser humano.  Estás pensando en ti mismo como una entidad, como un ego.  Te has encerrado en tu cuerpo, y ese es el límite.  Pero ahora, debido a tu entrenamiento y a tu disciplina, comienzas a sentir que eres el universo.  Y sabes que esa es tu mente, que es el universo.  Entonces quieres deshacerte de tu mente.  ¿Y cómo empiezas?  Ve de nuevo que tu mente es realmente un conjunto de pensamientos.  Pensamientos sobre el pasado y preocupaciones sobre el futuro.  Eso es todo lo que tu mente realmente es.  No es nada más. 

Por lo tanto, comienzas a preguntar: «¿A quién viene esta mente?»  Cuando te dices a ti mismo: «¿A quién viene esta mente?»  También quieres decir, «¿A quién viene este universo?»  Lo que realmente quieres decir es ¿de dónde vino el universo?  ¿De dónde vino Dios, el mundo, mi cuerpo, mis asuntos, mi sistema de creencias, de dónde vino?  Eso es lo que quieres decir cuando preguntas: «¿A quién viene el mundo, a quién viene el universo?»  Y, por supuesto, la respuesta será: «Vaya, esto viene a mí. Lo percibo. Lo siento. Lo veo».  Debido a tu anterior entrenamiento, será fácil para usted discernir: «Mira lo que Dije:» Lo veo». En otras palabras, no soy yo. No es mi verdadero ser. Soy yo quien percibe el  universo, que percibe un Dios. ¿Quién es este yo? ¿Cuál es la fuente del yo? ¿De dónde vino este yo que parece ser el universo? ¿Quién lo dio a luz? ¿Cómo surgió? » A medida que sigas practicando, la respuesta vendrá: «Nadie lo dio a luz y nunca llegó a existir».  Entonces habrá un silencio, una quietud, y te sentirás feliz.  Sentirás una felicidad que nunca soñaste que existía.  Será tan grandioso que inmediatamente trascenderás tu cuerpo, o debería decir transmutar tu cuerpo, tu mundo y tus asuntos en felicidad. 

Puedo ayudarte a deshacerte de tus hábitos negativos. Si lo necesitas, podemos realizar un trabajo en profundidad. Contáctame, será un placer acompañarte y ayudarte a disolver esos hábitos que te quitan la paz en tu día a día.

Extracto Satsang 86. Robert Adams. (Transcripción del 11 de Agosto de 1991).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *