Como liberar emociones y transformarlas en tu día a día.

Somos las únicas criaturas en la superficie de la Tierra capaces de transformar nuestra biología mediante lo que pensamos y lo que sentimos.
Tus células están constantemente observando tus pensamientos y siendo modificados por ellos.
 
Un ataque de depresión arrasa tu sistema inmunológico. Sin embargo el equilibrio mental y emocional, lo fortifica tremendamente.
 
La alegría y el equilibrio interno, te mantienen saludable y prolongan tu vida.
 
El recuerdo de una situación negativa o triste libera en ti las mismas hormonas y sustancias biológicas destructivas que el estrés.
 
Tus células están constantemente procesando todas tus experiencias y metabolizándolas de acuerdo con tus puntos de vista y creencias.
 
Eres el único responsable de gestionar tus emociones y mantener tu higiene emocional. ¿Cuanto amor te estás dando?, ¿Realmente te cuidas y mantienes un verdadero equilibrio interior?.
 
La preferencia principal en tu vida tendría que ser tu mismo, para así convertirte en un referente y ejemplo de tu comunidad e iniciar así el cambio que tanto te gustaría ver en la vida. Por eso te voy a compartir unas pautas para que puedas auto gestionar tus conflictos internos.
 
La primera pauta imprescindible cuando ocurre un movimiento energético interno que se expresa en forma de explosión de emociones es, primeramente, darte cuenta y localizar, que emoción se está manifestando: La tristeza, la ira, el asco o el miedo. La segunda es la de permitirte sentir lo que está ocurriendo en ti y se está expresando a través de tu cuerpo, y dejar que esa sensación se mueva pos si sola acompañándola con la respiración consciente, es decir, presto la atención con los ojos cerrados a como el aire entra y sale, la tercera aceptar lo que sientes plenamente, dejando que se exprese en toda su amplitud de movimientos, entregándote plenamente a la sensación y por último y si has realizado perfectamente los pasos anteriores, soltarlo y dejarlo ir. Te sugiero inhalar profundo, retener el aire y soltarlo tal y como si estuvieras soltando la emoción simbólicamente.
Espero que este sencillo pero muy efectivo ejercicio te ayude a gestionar esos procesos emocionales que muchas veces emergen de improvisto en muchas ocasiones, y puedas crear el hábito en tu vida de convertirte en un observador de los procesos que se mueven en la mente y se expresan en tu cuerpo. Recuerda tu eres merecedor de la felicidad, eres la abundancia encarnada. Se feliz.
Carlos Navas.
Si quieres recibir periódicamente artículos sobre cómo gestionar y trascender tus conflictos, suscríbete en mi página o si prefieres que te acompañe personalmente en tu proceso haz click aquí.

5 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.