Sanando tu relación con el dinero.

Cuando muchas personas piensan en salud y bienestar, piensan en ejercicio, alimentos ricos en nutrientes, chequeos regulares, dormir bien etc. Raramente pensamos en el dinero.

Pero «el bienestar financiero es un componente del bienestar general».

Nada resulta más atractivo que el dinero y sin embargo cuantas creencias erróneas, falsos mitos, culpabilidades, emociones encontradas y anhelos se esconden tras su verdadera esencia.

Todos en mayor o menor medida tenemos nuestras propias creencias relacionadas con el dinero y en su mayor parte están influenciadas por la actitudes que hemos absorbido de nuestros padres desde pequeños; a esto hay que sumar un montón de creencias colectivas muy arraigadas y compartidas por el inconsciente colectivo tales como: «El dinero corrompe», «el dinero es corrupto» o «hay que trabajar muy duro para ganar dinero» etc.

Una persona puede tener miedo al dinero sin saberlo; ya que en algún nivel de su pensamiento, el dinero es malo, o le hace sentir que al tenerlo es una mala persona. Estos pueden ser ciertos criterios y creencias tomadas de los padres, o influencias y valores aportadas por el clan familiar.

Tal vez la persona relaciona el dinero con una creencia limitante: como que el dinero es sucio, o los millonarios son egoístas y malas personas etc.  

Hay personas que sienten que tener dinero no está bien, y esto puedo pasar en muchas ocasiones inadvertido, ya que hablamos de la influencia de las creencias inconscientes. Hablamos de fidelidades inconscientes al clan familiar o al sistema de creencias que se establece socialmente.

Ser una persona abundante no depende de la cantidad de dinero que tengas, sentirte abundante es una actitud de agradecimiento ante la vida. La gratitud es el gran motor que nos conduce a la verdadera abundancia.

Si crees que las personas ricas son menos deseables, es posible que te sientas mucho mejor no siendo parte de esas personas que tienen dinero. Inconscientemente estás rechazando la idea de tenerlo, y no tener dinero también te hace sentir mal. 

Este tipo de personas suelen tener problemas financieros. Tienden a trabajar excesivamente, evitan ajustarse a un presupuesto y compran compulsivamente debido a su inestabilidad y sentimiento de culpa.

Al mismo tiempo, creen que poseer mas dinero les ayudaría a salir de los problemas de bajos ingresos. Por eso gastan más de lo que ganan tratando de encontrar felicidad.

El dinero es una herramienta que nos permite llegar a los objetivos que nos planteamos, ayuda a estar en equilibrio y nos provee de los recursos necesarios para poder realizar una vida cómoda y en equilibrio. Esto traerá paz y de este modo podrás realizarte en tu crecimiento personal y espiritual.

No estoy diciendo que vivas para y por el dinero, sino que el dinero tiene una importancia vital que te ayudará a estar en paz contigo mismo y con el mundo, a su vez, si tienes más podrás hacer abundante a los que te rodean.

Algunas creencias limitantes con respecto al dinero.

· El dinero no crece en los árboles.

· El dinero corrompe.

· El dinero es sucio.

· El dinero es la causa de todos los males.

· Pobre pero honrada.

· Si yo gano dinero, alguien lo está perdiendo.

· El dinero se va más rápido de lo que tarda en llegar.

· No puedo ahorrar dinero.

· Me da miedo ganar más dinero que mi familia

· Un euro ahorrado es un euro ganado.

· Hay que guardar dinero para los días de escasez.

Creencias potenciales que te ayudarán a sintonizarte con la abundancia y a mantener una buena relación equilibrada con el dinero.

  • El dinero me ayuda a obtener los recursos necesarios, para poder vivir en paz y en armonía.
  • El dinero trae equilibrio y salud a mi vida.
  • El dinero es una herramienta pacificadora.
  • El dinero es una herramienta maravillosa que utilizo para crear posibilidades para mí y para otros.
  • El dinero es un buen recurso, que nos permite mantener un flujo equilibrado entre el dar y el recibir.
  • A más dinero invierto en mi, más posibilidades tengo de recibir dinero ya sea  de manera directa o indirecta.
  • Está bien tener más dinero del que necesito, si tengo más dinero, podré aportar más recursos a las personas que me rodean.

Tener más dinero no va a determinar el grado de felicidad que puedas obtener, ya que dependerá de tu crecimiento espiritual y madurez emocional. Una persona que no invierte y se esfuerza en su crecimiento espiritual, siempre estará en la escasez.  Ser tacaño y tener todo el dinero del mundo, es la mayor de las pobrezas, por el contrario disfrutar y compartir, es un regalo que hace abundante no solo a quién da, sino también al que recibe.

Puedo ayudarte a cambiar tu relación con el dinero. Si lo necesitas, podemos realizar un trabajo en profundidad y cambiar tus creencias limitantes por creencias potenciadores. Contáctame, será un placer acompañarte a mirar el dinero, desde una perspectiva que te ayude a estar en paz y a vibrar con la abundancia que te mereces

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *