COMO SANAR UNA RUPTURA DE PAREJA CON CONSTELACIONES FAMILIARES.

SANAR UNA RUPTURA DE PAREJA CON CONSTELACIONES FAMILIARES.

Una ruptura de pareja, especialmente si es inesperada, puede causar todo tipo de sentimientos que interfieren con tu vida cotidiana. Puede ser tentador aislarse y no querer saber nada del mundo, pero la vida continuará a tu alrededor, por lo que es importante mirar hacia delante y seguir avanzando. 

 

Las rupturas pueden ser muy dolorosas, incluso si se manejan con compasión. Pueden hacerte cuestionar la confianza en ti, sobre todo si han roto contigo, ya que hará que tengas que lidiar con el dolor del rechazo y vivir un duelo por un amor perdido.

 

Cuando eres tú quien elige poner fin a la relación, a menudo la culpa se puede mezclar con la tristeza, porque no nos olvidemos de algo, una separación es un final, y en esta cultura tenemos impreso a fuego en el subconsciente el “para siempre” como objetivo de la relación, por lo tanto, es normal que puedas sentir que el final de tu relación ha sido un fracaso. Sobre todo por las fidelidades inconscientes a nuestros padres, hermanos o ancestros, que si pudieron tener una vida feliz, o al menos eso te dices, porque no viviste sus vidas.

 

Has de ser coherente y aceptar que terminar una relación no es una experiencia gratificante, que puede ser difícil, sobre todo cuando hay hijos de por medio y has de reconocer que requiere de un proceso adaptativo para superar la pérdida y abrirse a una nueva manera de vivir.

 

Una separación puede ser como un duelo, la diferencia es que la persona con la que terminas no ha muerto.

 

Las Constelaciones familiares y sistémicas, son una maravillosa herramienta que pueden ayudarte a transitar tu ruptura con mayor facilidad, ya que ayudan a cerrar las etapas del pasado y facilitan la comprensión clara y compasiva de la enseñanza positiva que has recibido a través de tu experiencia de relación. Soltar es abrirse a lo nuevo, y tu mereces ser libre y no estar atado a las memorias que te hacen sufrir, porque la vida siempre da, si uno se abre a ella, y abrirse a la vida es abrirse a la aventura de compartir y a la posibilidad de encontrar una nueva relación en un futuro.

 

Se que no es fácil aceptar el final de una relación sentimental, no es sencillo, sin embargo, las consecuencias de que no consigas cerrar esa etapa de forma saludable, puede conllevar futuros problemas de autoestima, a la hora de relacionarte con los demás o incluso arrastrarte a la depresión.

 

Así que te animo a abrirte a la sanación de tu corazón herido que  necesita sanar el rencor y la desolación que ha quedado, para salir airoso y con una mayor sabiduría.

 

Se trata de que aprendas a amarte a ti mismo tal y como eres, y de que puedas llegar a ese punto en el que puedas agradecer todo lo que te ha dado la otra persona, porque toda experiencia de vida, traer lecciones que nos hacen más sabios.

 

Una forma de hacerlo es creando una lista de las cosas concretas que tienes que agradecerle. Aceptar lo que te ha dado el otro y poder decir gracias, te coloca en una disposición de valorar lo recibido y desde ahí es más sencillo superar el dolor de la ruptura.

 

Algún día te darás cuenta de que el proceso de ruptura ha finalizado, cuando al mirar atrás, logres apreciar y agradecer todo lo vivido y compartido en la relación. Solo así podrás abrirte a lo que esté por venir.

 

 

 

 

EJERCICIO PARA SANAR LA RUPTURA.

Para ayudarte voy a compartir contigo un ejercicio, que muchas veces utilizo en sesiones individuales y en talleres grupales, que te ayudará a soltar y a propiciar el movimiento hacia tu liberación y la liberación del otro, porque el perdón y la gratitud, son las herramientas más maravillosas que existen en el corazón humano.

 

Así que primero, te animo a leer las indicaciones y luego a realizarlas punto por punto.

 

Es muy importante que dispongas de un espacio de tiempo para ti, para poder disfrutar con plenitud y entrega, sin ser molestado u observado.

 

1. Utiliza dos folios en blanco, en uno pondrás el nombre de tu expareja, y en el otro el tuyo.

 

2. Ponlos en el suelo uno delante del otro, colócate de pie en el folio donde has escrito tu nombre y coloca el folio con el nombre de tu expareja delante de ti, a la distancia que consideres. Mira al folio con el nombre de tu expareja y mantén tu atención en su nombre y en el flujo natural de tu respiración.

 

3. Permítete sentir y respirar de manera consciente, es posible que aparezcan recuerdos, reacciones corporales, rabia, tristeza, déjalas que se expresen, si necesitas llorar no te reprimas. Todo lo que se expresa se está liberando ahora, así que permítete tu tiempo y mantente de pie sobre tu folio sin escapar de estas reacciones de liberación.

 

4. Siente internamente desde tu corazón y cuando lo consideres, sin prisas, vas a salir de tu folio y vas a ver la situación desde fuera, observa la posición de los dos folios y ponte arriba del folio donde has escrito el nombre de tu expareja.

 

5. Vas a sentir muchas reacciones y sensaciones, te acabas de posicionar en el campo cuántico energético de tu expareja, tan solo observa, siente, no juzgues. De nuevo, permítete prestar la atención en el flujo de tu respiración y deja que todo lo que llegue se exprese sin limitación. Toda esta información te ayudará a ponerte en el lugar de tu expareja.

 

6. Sigue a tu corazón y cuando lo consideres, regresa a tu folio y dile en voz alta y mirando al folio con el nombre de tu expareja, las siguientes *frases sanadoras. Si puedes, repite cada frase dos veces.

 

«Sé que puede ser difícil hacer este ejercicio, pero si has llegado hasta este punto de lectura, tan solo te pido que te des el permiso de transitar tus resistencias y que des un salto de fe, hazlo con el corazón abierto, te ayudará.»

 

*FRASES SANADORAS.

    • Te miro y te agradezco todo lo que fue, todo lo que vivimos juntos nos hizo crecer. 
    • Dejo a un lado las exigencias y las expectativas que tenía para contigo, te pido disculpas y me abro a la gratitud.
    • Gracias por todos los momentos compartidos, no pudo ser de otra manera, los tomo tal y como fueron.
    • Asumo mi parte de responsabilidad y te dejo a ti con la tuya.
    • El destino es más grande que tu y que yo, yo asiento a mi destino y te dejo con el tuyo.
    • Todo lo que me diste lo tomo con amor, gracias. Todo lo que te di, lo dejo contigo con amor.
    • “Si habéis tenido hijos en común.” Te doy las gracias por los hijos, de no haber sido por ti, no los habría podido conocer.
    • Te dejo ir en paz, todo lo que compartimos fue lo suficiente para mi.
    • Dejo el juicio hacia ti, para abrirme a la alegría de vivir en paz.
    • Te libero y me libero, el amor nos guiará hacía nuevos encuentros.
    • Todo lo que ocurrió fue inevitable, todo lo que aconteció fue como tuvo que ser, lo acepto como adulto que soy.
    • Gracias por los momentos de amor que compartimos y por los momentos duros, todos me hicieron crecer.
    • Acepto la vida tal y como es y te miro bien si tu eres feliz.
    • Gracias, gracias, gracias. Me quedo con la gratitud de ser libre, tú también puedes serlo.

 

Ahora sal del folio y ponte a un lado mirando las dos hojas con los nombres situadas en el suelo y, sin dejar de atender al flujo natural de tu respiración, observa todo lo que ha ocurrido ahí, todo lo que se ha expresado a través de las sensaciones que has podido experimentar. Atestigua como si fueras un espectador externo, un observador neutro que ha estado presenciando toda la situación y date cuenta de todo lo que ha acontecido ahí. 

 

Te recomiendo no analizar el ejercicio, si lo necesitas date un paseo, pégate un baño caliente, pon un poco de música. Se trata de no entrar en la razón mental del análisis, porque este suele llevar al estado de víctima o verdugo. Tomate tu tiempo y a lo largo del día, irás viendo que todo va tomando un sentido en tu interior.

 

El ejercicio que acabas de realizar irá tomando su fuerza y si necesitas, puedes volver a hacerlo otro día, pero al menos espera unos días para repetirlo.

No seas duro contigo, has de ir pasito a pasito, transitando las angustias que sientes y soltando de a poco, no es necesario correr ni apresurarse.

 

Te mando un abrazo de todo corazón, si necesitas ayuda con tu ruptura de pareja y quieres transitar este duro proceso de manera más amable y suave, contacta conmigo y solicita una sesión informativa gratuita en el siguiente botón 👇🏼

 

 

 

*También puedes unirte a mi lista de difusión de whatsApp para recibir más recursos e información de mis actividades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.