La curación cuántica.

La curación cuántica.

El cuerpo es, en realidad una expresión de la energía inteligente, una manifestación holografica de millones de átomos que fluctúan en el espacio cuántico del misterio de vivir, produciendo el efecto de vernos en un aparente cuerpo humano. Fabricamos patrones o flujo de inteligencia para darnos la experiencia de apreciar formas, imágenes, sensaciones y vivirlas con plenitud en este plano de la vida. Los psicólogos y científicos determinan que tenemos unos sesenta mil pensamientos al día, muchos de ellos son repetidos, se siguen fabricando literalmente debido a un hábito. En nuestra mente, se generan bucles de información que se repiten constantemente generando experiencias que se proyectan a nuestro alrededor, no es la forma sino la creación de la forma la que hace que pueda ver reflejado en mi experiencia aquello que estoy viviendo. Las creencias, los pensamientos, los hábitos de energía repetidos a través de los impulsos que se generan a través de la mente y que se traducen en el campo cuántico de manifestaciones, hacen que vivas unas u otras experiencias. O sea, que seguimos creando los mismos patrones de información a través de nuestra experiencia sensorial e interpretación que dan como resultado, la misma experiencia física o material. Cuando reestructuro el patrón energético, los patrones de manifestación, las memorias e informaciones celulares que producen la enfermedad también cambian. Y esto es lo que verdaderamente produce un cambio, una curación, lo que hoy en día se denomina una remisión espontánea. El cuerpo está compuesto por átomos de información que son partículas de energía fluctuando y apareciendo, desapareciendo, chocando y generando los patrones de creación, aunque en realidad, están vacíos. Ese vacío es una vacuidad inteligente, no material, que interactúa consigo misma y crea la apariencia física de la materia. Es decir un holograma con apariencia perfectamente material.

Esto quiere decir que si somos información cuántica, y que podemos generar otro estado de información, que se expresará en todo, empezando por el cuerpo y terminando por las experiencias extracorporeas. El cambio se genera, desde la toma de conciencia profunda que se deriva de la experiencia de ir más allá, desprogramando todos esos patrones y memorias aprendidas a lo largo de la educación que hemos recibido o más bien programación recibida y teniendo la vivencia interna de descubrir el espacio que somos y que sostiene toda esta holografía cuántica. Al cambiar el patrón de información que se proyecta desde la mente, podemos generar nuevos movimientos externos tanto en el cuerpo como en la realidad que vivimos. Cuando cambia la información dentro, está se proyecta también alrededor.

Se podría decir que somos pensamientos creando esta realidad atómica, impulsos de inteligencia que se expresan continuamente y que emanan de una fuente infinita, en una mente cuántica muy poderosa donde estamos viviendo esta experiencia humana. Son tus hábitos aprendidos, creencias limitantes y pensamientos, los que desde tu mente hacen que tu vida sea de una manera u otra. Cambia la información que alberga tu mente y tu cuerpo, tu vida y tu realidad cambiará. Carlos Navas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.